Flipped Classroom y tecnología

Flipped Classroom y tecnología

Clase inversa

La flip teachingclass o también llamado flipped classroom, herramienta incorporada desde hace algunos años con el nombre de Clase Inversa, es una herramienta que sigue gozando de excelente éxito dentro de la innovación del docente. La existencia de internet y su buscador google nos facilita comprobarlo en un momento dadas las numerosas referencias que podemos encontrar. Aunque la flipped classroom esté vinculada a la innovación dentro del mundo docente, en realidad proviene de trabajos nacidos en los años noventa, y que, pese a que ha llovido mucho desde entonces, sigue vigente. El profesional Eric Mazur, docente oficial de Harvard haya en la década de los noventa ya trabajaba en esta línea. Sin embargo ha sido su gran practicidad pedagógica y su directa relación con la utilización de las nuevas tecnologías aplicadas a la educación las que han proporcionado su expansión. A esto, si es verdad, es justo añadirle la influencia que personajes como Bill Gates o Salman Khan, cuya defensa de las técnicas han facilitado la popularización de ello.

¿Pero, Qué es la flipped classroom?

Si uno escucha en un parque una conversación de padres de niños escolarizados de entre 7 y 12 años, sin duda escucharán una permanente queja a cerca de los numerosos deberes y ejercicios que los niños llevan a casa cada día. Bien, la flipped classroom trabaja justamente con un giro de 180 grados respecto a esta situación. Es por ello que toma su denominación precisamente por proponer una base metodológica donde se da la vuelta a la propuesta “tradicional”, pasamos a enviar el estudio de la teoría a la casa de cada uno, para que, en clase, se pueda aprovechar el mayor espacio y tiempo posible en poner en práctica lo estudiado. El planteamiento de ello es bien sencillo, al menos de explicar; con la citada propuesta, la mayoría del tiempo que el docente realiza, es para realizar ejercicios prácticos y resolver dudas específicas, y el otro tiempo, el de casa, se dedica al estudio. La primera denominación cercana al actual concepto, que como comento la realizo Eric Mazur, fue peer instruction, que traducido al castellano, sería algo parecido a “la educación entre pares” (peer instruction). A través de ello,  transmite el que es realmente un cambio profundo de este tipo de aprendizaje respecto al “habitual”, y no es otro que el relacionado con los roles de responsabilidad, que pasa de estar 100% en el docente, del que enseña, a desviarse en mayor parte al pupilo. Se trata de darle mayor índice de libertad y responsabilidad al niño, para que haga las cosas a su manera, aunque sea dirigido. Eso coloca a los docente en una postura cercana a unos canalizadores de agua, donde uno va moldeando su cauce sabiendo que no puede manejarla.

Son ya innumerables los escritos y estudios que vienen a decir que la clase típica, aquella donde el profesor “suelta” la teoría para que los alumnos se lleven los deberes a casa, no funciona. Y es cierto, la capacidad de atención del ser humano, supera con creces esa situación a poco que le líen a uno.. De hecho el cerebro es como un coche, si no se emplea va anquilosándose, y puede terminar por ponerse en punto muerto de manera indefinida.

La tecnología es la levadura que hace crecer la Clase Inversa

Eric Mazur - Tecnologías para la Educación

Eric Mazur – Tecnologías para la Educación

La Clase inversa no es un interruptor que puedas ejecutar y ya generes el cambio, este cambio metodológico requiere de ciertos ajustes que se pueden resumir en una mayor exigencia por parte de los docentes, tanto a nivel de implicación en el aula, como del uso de ciertas herramientas. Y no solo exige una mayor implicación por parte de profesores, sino también del alumno, aunque ne general, irónicamente, sea más fácil “sacar algo” del alumno al que le invitas a participar, que a aquel que siente que asiste a una imposición. Y junto a ese reajuste en pro de la implicación, tenemos el uso de herramientas que nos ayuden a darle a la clase ese carácter práctico y participativo, siendo el auge de las tecnologías y el gran aliado para su implementación y buen desarrollo. En la clase inversa, la herramienta habitual ha sido las grabaciones audiovisuales, que en ocasiones nos permite situarnos en un camino híbrido entre práctica y teoría. Podemos segmentar y personalizar los conceptos teóricos que queremos que el alumnado estudie por su cuenta, de manera que pueda elegir cuando hacerlo, la manera de hacerlo, así como incluir en las citadas grabaciones acciones que puedan aprovecharse de manera práctica como pequeñas preguntas, ordenes que invitan a ser realizadas parando el vídeo, para luego continuar, etc.. La enseñanza online en ese sentido ha conseguido que las fronteras entre unas formas y otras sean realmente dúctiles.

El Quid de la cuestión está pues en que la clase sea práctica y que el alumnado tenga un papel proactivo dentro de la evolución diaria de la clase, y vemos que la tecnología de la cual hagamos uso va a variar dependiendo de una materia u otra, así como de la capacidad creativa del profesorado. Se como sea, vamos a tener una serie de puntos que siempre se van a repetir:

DECÁLOGO  DE LA CLASE INVERSA

  1. Los alumnos y alumnas van a tener un peso relevante y mayoritario en la conducción de la clase, es decir, nosotros vamos a ejercer de canalizadores, pero van a ser ellos quienes planteen las actividades a partir las consignas iniciales.
  2. El alumnado podrá introducir dilemas, situaciones y objetos traídos desde el exterior al centro, pero que ellos consideren realmente relevante para la defensa de sus ideas o puntos de vista, de manera que se sientan incentivados a buscar respuestas propias a los distintos dilemas que les plantea la materia tratada, jugando con todos los medios que tienen a su alcance con el menor prejuicio posible.
  3. Las situaciones y problemas que se planteen durante las clases, deberán tener referentes realistas respecto a la vida “de fuera”, tratando de trazar puentes mentales e imaginativos con un aprendizaje a problemas reales que vivirán en el futuro fuera de la protección escolar y del profesorado.
  4. El trabajo en equipo y la inteligencia social será un mimbre determinantes.
  5. El profesorado debe hacer sentir a los alumnos que tienen libertad para realizar las preguntas que quieran, más allá de que se puedan distanciar aparentemente de la cuestión troncal que estén tratando.

Si analizamos este decálogo de 5 puntos, podemos llegar a un síntesis bastante evidente,  y es la búsqueda de un raciocinio crítico y activo con el entorno. Todavía no existen estudios con un desarrollo temporal grande a lo largo del tiempo, pero todos los datos parecen indicar unos resultados áltamente positivos respecto a la Flipped Classroom.

Por último un consejo para la implementación de las clases inversas, que tiene que ver con la tecnología: Y es la capacidad hechicera que esta tiene para captar y dominar nuestra atención, a menudo la promesa de sus virtudes llega a empañar la verdadera dirección de nuestro trabajo. La tecnología, pese a su importancia, tiene que ser siempre el medio, y no el fin.

Para aquellos que deseen iniciarse en el tema, pueden ver este video, además de otros muchos que existen con calidad en la red: